Este artículo no correspronde a esa sección CONSUMO CRÍTICO Y RESPONSABLE | ADICAE
Mostrar opciones

ADICAE Consumo crítico, responsable, global y solidario > Energía > Energía

'Luz a precio justo': 5 razones para salir a la calle

Este sábado 1 de febrero, los consumidores españoles saldrán a la calle para decir basta a los abusos del mercado eléctrico. En 23 ciudades se escuchará el grito 'Luz a precio justo', lema con el que se quiere reivindicar no solo un precio razonable de la electricidad para los consumidores, sino una verdadera reforma del sistema eléctrico que lo haga transparente e impida que se produzcan desmanes como los 30.000 millones de euros de déficit de tarifa acumulado a favor de las empresas.

ADICAE, junto a un buen número de asociaciones y colectivos, ha convocado este sábado 1 de febrero una movilización para exigir una 'Luz a precio justo'. Esta reivindicación llega tras el intento de 'tarifazo' del pasado mes de diciembre, cuando las grandes empresas y especuladores financieros trataron de subir la luz un 11% de golpe. Este hecho fue para algunos la confirmación de algo que desde ADICAE se lleva meses denunciando: el mercado eléctrico es un oligopolio en el que las grandes empresas obtienen desproporcionados beneficios a costa de los consumidores y con la permisividad de la Administración.

Este y otros motivos son por los que los consumidores salen a la calle, y además de para mostrar su enfado, proponen al Ministerio de Industria cambios para hacer el sistema más justo. Estas son cinco de las muchas razones para decir 'Luz a precio justo':

1. Un recibo de la luz en constante escalada

En la última década, la luz ha subido más de un 70% para los consumidores. Solo entre 2009 y 2012, la luz subió un 30%, mientras que la renta media por hogar en ese mismo periodo se redujo en un 10%. La principal razón de esta escalada hay que buscarla en el sistema de fijación de precios, que desde 2009 se realiza a través de un sistema de subastas (CESUR) en el que intervienen  las grandes eléctricas y gigantes financieros internacionales. El Ministerio de Industria suspendió este modelo tras el 'tarifazo', pero ya está negociando con las eléctricas cómo se fijará el nuevo sistema de precios. La propuesta de los consumidores pasa por una tarifa que realmente esté regulada por el Gobierno para los consumidores domésticos y que no sea determinada por el funcionamiento de unas subastas especulativas.  Cualquier variación en la tarifa regulada deberá tener como factores de corrección indicadores socioeconómicos

 

2. Las eléctricas españolas doblan el margen de beneficios de las europeas

Los beneficios hasta el mes de junio de Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa y EDP sumaron 4.225 millones de euros solo en el primer semestre de 2013. Y en 2012, las eléctricas españolas obtuvieron un margen de beneficio del 6,78%, mientras que sus equivalentes europeas dejaron ese ratio en un 2,62%. Estos márgenes son posibles gracias a la enorme diferencia entre los precios que las empresas pagan por la electricidad en el mercado mayorista y el precio final al que lo venden a los consumidores es enorme, tanto que han llegado a ser un mes de más del 150%. Los consumidores plantean la noción de “beneficio razonable”, esto es, la revisión de los balances empresariales de cara a evitar que ningún agente del sector obtenga beneficios más allá de “lo razonable”. 

 

3. Un déficit de tarifa de 30.000 millones de euros a pagar entre todos

El denominado déficit de tarifa acumula 30.000 millones de euros, y se esgrime como una de las razones para subir la luz, incrementos que en este caso se aplican a la parte fija de la factura. Esta deuda con las eléctricas se ha producido porque los ingresos del sistema eléctrico -lo que se cobra a los consumidores- son inferiores a los costes regulados de producir y distribuir la energía. Pero esos costes regulados no son costes reales que tienen las empresas por generar y distribuir la enegía, sino que son precios fijados por la Administración, esto es, fruto de decisiones políticas. Los consumidores exigen una auditoría que clarifique esta deuda y fije qué parte es legítima, ya que son muchos los costes del sistema cuya razón de ser podría ponerse en duda. No hay que olvidar que este décifit de tarifa se está titularizando con el aval del Estado, y que está siendo adquirido por grandes bancos e inversores a cambio de muy altos intereses. La banca también gana con el 'atraco eléctrico'.

 

4. 1.400.000 hogares se quedaron sin luz en 2012

En 2012 se registraron en España 1.400.000 cortes de suministro eléctrico en viviendas por impago, frente a los 600.000 que se produjeron en 2006. En un contexto crítico para los hogares españoles, los consumidores exigen medidas encaminadas a garantizar el suministro eléctrico de los consumidores en cualquier circunstancia y cualquier periodo del año. En la actualidad, es imposible para un hogar desarrollar su vida en cualquier estación del año con un mínimo de normalidad sin disponer de acceso a la luz.

 

5. Impedimientos al autoconsumo y a las energías renovables

La reforma eléctrica ha supuesto no solo un duro recorte a las energías renovables, sino también ha puesto trabas al autoconsumo eléctrico, al hacer que los consumidores deban pagar por producir su propia energía. En cuanto a las renovables, la experiencia de los últimos cinco años demuestra que la producción eléctrica a través de fuentes verdes ha sido un factor decisivo a la hora de abaratar el precio mayorista. Un abaratamiento que, si se quisiera, se podría trasladar al precio final que pagan los consumidores. Por eso, este 1 de febrero se va a pedir también que, dentro de unos parámetros razonables y sostenibles, no se obstaculice el uso este tipo de energías.

Leer otras noticias