Mostrar opciones

ADICAE Consumo crítico, responsable, global y solidario > Grandes cadenas de distribución > Consumo crítico

Etiquetado de los alimentos

 

Los preparados alimenticios, por su naturaleza, son un producto a cuyo etiquetado hay que prestar especial atención para saber qué se come. No estamos ante un alimento básico, sino que contiene gran variedad de ingredientes. El etiquetado debe responder al principio de información al consumidor, especificando las características del producto y, en particular, informando sobre su naturaleza, identidad, cualidades, composición, cantidad, duración, origen o procedencia y modo de fabricación o de obtención.

Alimentos en orden de proporción

El etiquetado de los alimentos en España está regulado por el Real Decreto 1334/1999, de 31 de julio. Los ingredientes deben aparecen ordenados de mayor a menor peso en relación al total del alimento, cuya masa neta debe precisarse. Los ingredientes compuestos (por ejemplo, chocolate) tienen que aparecer a su vez desglosados. Si el fabricante destaca algún ingrediente en el envase (p. ej. salsa de tomate con aceite de oliva), el etiquetado debe indicar qué porcentaje supone. 

Ampliar imagen

 

Alimentos modificados genéticamente

Los alimentos modificados genéticamente (OMG) tienen que incluir en su etiqueta información clara sobre su condición. Sin embargo, en muchas ocasiones se utilizan para ello las siglas OMG, cuyo significado pueden desconocer los consumidores. Si no quiere comer este tipo de productos, el consumidor debe prestar mucha atención a la información que sigue a cada ingrediente (Por ejemplo, “harina de maíz (producida a partir de maíz modificado genéticamente)”).

Ejemplo de etiquetado. Imagen: Generalitat de Catalunya

Alérgenos y gluten

Hay 14 ingredientes alimentarios, como la leche, los huevos, el trigo o el pescado, que se tienen que indicar obligatoriamente en la lista de ingredientes, ya que pueden producir reacciones alérgicas. También debe informarse de la presencia o no de glutén. Lo mismo ocurre con aditivos, colorantes, conservantes, etc.

 Conservación y caducidad

En cuanto a las condiciones de conservación, el etiquetado debe indicar la fecha de caducidad (alimentos muy perecederos) o fecha de consumo preferente (en alimentos de larga duración garantiza que el alimento conserva sus características de sabor, olor...). La etiqueta tiene que incluir las instrucciones de conservación y utilización. En cuanto a la naturaleza y origen del alimento, el etiquetado ha de mencionar el tratamiento al que haya sido sometido (ahumado, congelado, uperización...), la procedencia, el distribuidor o fabricante y el número de lote, que permite seguir la trazabilidad del producto desde su origen.

 Alimentos sin lugar a dudas

Por ley, el etiquetado de los alimentos no puede inducir la confusión del consumidor. Está prohibido, tanto en etiquetas como en publicidad, que se atribuya al producto alimenticio efectos o propiedades que no posea; que sugiera que el producto alimenticio es especial, cuando es igual que el resto de alimentos similares; y que se le atribuyan un producto alimenticio propiedades preventivas, terapéuticas o curativas de una enfermedad (con la excepción de las aguas minerales naturales y de los productos de alimentación especial).

 

Consulta más derechos sobre Grandes cadenas de distribución