Mostrar opciones

ADICAE Consumo crítico, responsable, global y solidario > Grandes cadenas de distribución > Derechos y Garantías

Problemas en la tintorería

La actividad de las tintorerías tiene su propia reglamentación en relación a los derechos de los consumidores. Los establecimientos, y también los servicios a domicilio, deben poner a disposición de los consumidores las condiciones de su servicio (precios, horarios, derechos del consumidor...).

Pago anticipado, servicio urgente

Las empresas que soliciten el pago anticipado del servicio al cliente deberán advertir de que “sólo se exigirá el pago anticipado total o parcial del importe del servicio, cuando exista conformidad expresa por parte del cliente”. Si el consumidor paga por adelantado, el servicio adquiere carácter de urgencia y ha de realizarse en el plazo máximo de tres días, a partir de la fecha de recepción de la prenda, elevándose dicho plazo a seis días en los servicios de teñido.

Deben darle un resguardo

En el momento de la entrega de la prenda o prendas por parte del cliente, la tintorería le debe entregar siempre un resguardo. Si en este resguardo no se especifica el precio o el tipo de servicio a prestar, el establecimiento tiene la obligación a facturar el servicio por la tarifa más sencilla de las anunciadas. En ningún caso podrán cobrarse cantidades superiores a las que figuran en el resguardo.

La tintorería no es un guardarropa

Los artículos podrán ser retirados del establecimiento, sin recargo o suplemento en el precio, durante el plazo máximo de tres meses. A partir de este plazo el establecimiento podrá cobrar una cantidad en concepto de guardarropa o conservación, siempre que se haga constar su importe en lugar visible al público, o conste en la hoja informativa para los supuestos de servicio a domicilio.

A tener en cuenta...

La tintorería será responsable de los daños y perjuicios que se produzcan en la realización de sus servicios. 

El usuario y establecimiento podrán pactar de mutuo acuerdo, a efectos de indemnización, una valoración previa de la prenda o prendas objeto del servicio solicitado, que sería de obligatoria aplicación para ambas partes en caso de extravío o deterioro de las mismas. Esta valoración deberá constar expresamente en el resguardo. Si no se hubiera efectuado dicha valoración, la indemnización deberá exigirse por los medios legalmente previstos.

Cuando exista posibilidad de deterioro de las prendas sometidas al tratamiento solicitado, bien por encontrarse ésta en mal estado, bien porque han de ser sometidas a manipulaciones especiales que puedan entrañar tal peligro; se expresará claramente esta circunstancia en el resguardo, con declinación, en su caso, de responsabilidades por parte del prestador del servicio de tintorería.

Cuando exista la probabilidad de que el servicio solicitado no resulte conforme a lo requerido, por concurrir alguna circunstancia excepcional en la prenda objeto de la prestación o porque el cliente haya pedido aplicación de un tratamiento no idóneo y desaconsejado por el prestador del servicio, habrá de hacerse constar esta circunstancia en el resguardo, con declinación, en su caso, de responsabilidades por el resultado de las manipulaciones a que ha de someterse la prenda. En caso contrario, el cliente podrá exigir que se realice de nuevo, sin que por ello pueda cobrarse mayor cantidad de la inicialmente presupuestada en el resguardo, y con independencia de las reclamaciones que se pudieran presentar por las deficiencias del servicio.

Se considerará extraviada una prenda cuando, requerida por el cliente, no sea devuelta por la tintorería en un plazo de treinta días, a partir de la fecha prevista de entrega.

En los autoservicios de lavandería, la responsabilidad queda limitada al buen funcionamiento de la maquinaria y a la calidad de los productos de limpieza proporcionados por el establecimiento.

¿Cómo reclamar a una tintorería?

 

Para formular su reclamación, el usuario podrá solicitar de la persona que se halle al frente del establecimiento la entrega de una «Hoja de reclamaciones». En ADICAE podrá encontrar información y asesoramiento sobre cómo presentar una reclamación.

El consumidor deberá hacer constar los datos que en la hoja se le solicitan y exponer los hechos del motivos de queja El establecimiento deberá cumplimentar los datos de identificación del mismo. Una vez expuestos los motivos de queja del usuario, el prestador del servicio podrá realizar cuantas consideraciones estime oportunas, respecto de su contenido, en el lugar habilitado para ello.

El consumidor remitirá el original de la «Hoja de reclamaciones» a las autoridades competentes en materia de consumo, conservando la copia verde en su poder y entregando la copia rosa a la persona responsable del establecimiento. Al original de la reclamación, el consumidor unirá las pruebas o documentos oportunos para respaldar su queja, especialmente el resguardo o factura.

La autoridad competente en materia de consumo, en el plazo de quince días hábiles desde la recepción de la denuncia, acusará recibo al reclamante, y caso de considerarlo pertinente, comunicará la queja a la empresa afectada, otorgándole un plazo, que será de diez días hábiles, para que alegue cuanto estime conveniente.

Las autoridades de consumo pondrán en conocimiento del interesado todas las actuaciones realizadas. Iniciarán, si procediera, la tramitación del oportuno expediente de acuerdo con las disposiciones vigentes en materia de Defensa del Consumidor, y sin perjuicio de las acciones civiles o penales que pudieran proceder.

 

Consulta más derechos sobre Grandes cadenas de distribución