Mostrar opciones

ADICAE Consumo crítico, responsable, global y solidario > Energía > Consumo crítico

La factura de gas

 

Una factura con muchas variables

La factura se lleva a cabo tomando como referencia la lectura de los contadores. En caso de acuerdo entre las partes, puede facturarse una cuota fija mensual proporcional a los consumos históricos (si nos lo hay, se puede acordar una estimación mensual). Si se factura de esta manera, antes del día 31 de enero de cada año se revisa y se factura una regularización anual en función de lecturas reales. Para esta regularización, el comercializador de último recurso puede exigir una determinada forma de pago.

Las tarifas de gas que se nos facturan están compuestas por un: 

- Término fijo (término de potencia): coste fijo regulado que paga el consumidor en función de la presión de suministro y el nivel de consumo anual. 

- Término variable (Término de energía): coste variable que paga el consumidor en función  del gas consumido (kWh), e incluye el término variable de conducción, correspondientes al peaje de transporte y distribución.

Estos dos términos constituyen la factura básica, a la que hay que añadir, cuando proceda: 

- Alquiler de contador. Si no eres propietario/a del contador.

-Energía consumida. Refleja el importe sobre la energía que se consume durante el periodo de la factura. Se mide en kWh

-Impuestos. Impuesto especial sobre hidrocarburos y el IVA.

-Un Código Unificado de Punto de Suministro.

-Tarifa de acceso. Tipo de tarifa que tiene contratada.

- Peaje de acceso. Es el coste que se paga a la distribuidora de gas por utilizar la red de distribución.

-Tipo de contrato. Si es de mercado libre o regulado (TUR)

 

- La Empresa comercializadora

 

 

 

 

 

 

 

Consulta más derechos sobre Energía