Mostrar opciones

ADICAE Consumo crítico, responsable, global y solidario > Energía > Consumo crítico

Industria, incapaz de parar el descontrol de la luz; nueva subida en octubre

El recibo de la luz en España terminará 2013 un 10% más caro de lo que estaba a inicios de 2012, toda vez que el mes que viene entrará en vigor una nueva subida de la energía que incide en las dificultades que sufren los consumidores para llegar a fin de mes. ADICAE insiste y exige a las autoridades que tomen medidas para clarificar un sector, el energético, falsamente liberalizado, con comportamiento oligopólicos y que ha permitido que la luz casi duplique su coste en ocho años.

La vigesimocuarta subasta entre comercializadoras de último recurso de electricidad se ha cerrado con una subida del 7,6% en el precio para el cuarto trimestre, lo que, trasladado a la factura del consumidor, implica una subida del 3,1%, indicaron a Europa Press en fuentes del sector. Esto significa que el recibo energético acumula incrementos de un 10% desde inicio de 2012, y que entrará en 2014 caminando hacia ser el doble de caro de lo que era cuando el gobierno Aznar acometió su privatización.

Tras esta subida, el año habrá concluido con cuatro incrementos de la tarifa eléctrica, incluidos los del 3% en enero, del 1,2% en julio y del 3,2% en agosto, y con una única bajada, del 6%, en abril, ya compensada y olvidada por los consumidores. Incluida la nueva subida de octubre, la tarifa se ha encarecido cerca del 11% desde enero de 2012, y más del 70% desde que la luz dejó de ser servicio público.

Incluida la nueva subida de octubre, la tarifa se ha encarecido cerca del 11% desde enero de 2012, y más del 70% desde que la luz dejó de ser servicio público

Esta nueva subida, además, y según estas fuentes, al no suponer un incremento de los peajes, no servirá para aliviar el déficit de tarifa, que en términos acumulados supera los 26.000 millones de euros y que este año será de entre 2.500 y 3.000 millones de euros, según anunció el ministro de Industria, José Manuel Soria. Cálculos demasiado optimistas, pues ese déficit, de momento, ya supera los 4.000 millones en lo que va de año; el Estado tendrá que hacer aportaciones especiales con cargo a préstamos.

Todos estos aumentos del recibo eléctrico, que vienen acumulándose casi sin fallo en cada subasta, son muestra más que evidente de que el mercado eléctrico en España es de todo menos sometido a normas claras de competencia. Llamado liberalizado, en realidad es un modelo privatizado bajo parámetros oligárquicos con una consecuencia clara, que es que los consumidores estamos sometidos a precios cada vez más abusivos y difícilmente asumibles. Urgen medidas que pogan coto a esta situación y que no carguen en los consumidores el error continuado de unas normativas absolutamente incomprensibles, como la última reforma impulsada por Industria.

Leer otras noticias