Mostrar opciones

ADICAE Consumo crítico, responsable, global y solidario > Energía > Consumo crítico

Los cortes de gas por impago se duplican en un año

El informe de supervisión de la CNMC relativo al mercado minorista de gas natural confirma que, al igual que ocurre con la luz y con el agua, los cortes de servicio por impagos de consumidores afectados por la crisis se incrementan de manera exponencial. De 2012 a 2013, en el caso del gas, la cifra casi se duplica.

Los cortes de suministro de gas por impago ascendieron a 75.162 en 2013, lo que supone un incremento del 86%, o de 34.826, con respecto a las 40.336 interrupciones practicadas por las empresas durante el ejercicio anterior. Así queda reflejado en el informe de supervisión del mercado minorista de gas natural del año 2013, elaborado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). 

En el informe, el regulador dedica un epígrafe específico a este tema y advierte del incremento "significativo" en el número de cortes por falta de pago. Todos ellos se concentran en clientes con presiones inferiores a 4 bares, y muestran cómo este servicio de primera necesidad, al igual que la luz o el agua, está originando cada vez más problemas para los consumidores, que en un porcentaje cada vez mayor tienen dificultades para llegar a fin de mes.

La cifra de 75.162 cortes equivale a un corte por impago por cada 100 clientes, y junto a los centenares de miles de cortes de agua más el millón y medio de cortes de luz por impago, dibuja un panorama altamente preocupante para los ciudadanos. El peso de los gastos básicos relacionados con la vivienda dentro del presupuesto total de las familias no ha hecho más que crecer durante la crisis, y está ya en más de un tercio del ingreso total, contando que la estadística incluye aquellas familias que no tienen que pagar por su vivienda.

El informe de la CNMC desvela, además, que España es uno de los países europeos con menor implantación de gas natural, y que su distribución geográfica es profundamente desigual

El informe de la CNMC desvela, además, que España es uno de los países europeos con menor implantación de gas natural, y que su distribución geográfica es profundamente desigual, además. Alrededor de 8 millones de viviendas siguen dependiendo del butano como fuente de combustible doméstico, en un síntoma de dificultad de modernización también consecuencia de la crisis y los abusos empresariales y financieros.

Leer otras noticias