Mostrar opciones

ADICAE Consumo crítico, responsable, global y solidario > Grandes cadenas de distribución > Electrodomésticos

Compra y reparación de electrodomésticos

Los electrodomésticos hacen la vida en el hogar mucho más cómoda. En algunos casos, su vida útil es superior a los 10 años y su precio es elevado, por lo  que a la hora de comprar un electrodoméstico el consumidor debe ser diligente y no precipitarse en sus decisiones.

 

 

 

Es importante:

- comparar precios

- asesorarse sobre las prestaciones 

- asegurarse también de que la marca tiene un servicio técnico para las reparaciones. 

Cuando compra un electrodoméstico tiene derecho a exigir la reparación del mismo si se estropea, siempre y cuando el defecto no derive del mal uso. 

Es   imprescindible  que conserve la garantía y la factura o ticket de compra, ya que de lo contrario no podrá demostrar que lo ha comprado ni tampoco la fecha, lo cual es indispensable para saber si deben arreglárselo sin coste por su parte. 

No intente arreglarlo por su cuenta ya que perderá el derecho a reclamar posteriormente, incluso si el defecto es de fábrica. 

Los electrodomésticos son un bien de consumo, por lo que se le aplican los derechos generales para la compra de un bien

Instalación incorrecta del electrodoméstico: también tiene garantía

La Ley equipara la responsabilidad del vendedor por los defectos derivados de la incorrecta instalación del bien a los defectos del producto, con la única condición de que el producto haya sido instalado por el propio vendedor o que lo haya instalado el consumidor, siguiendo las instrucciones del vendedor (y éstas hayan sido incorrectas).

El consumidor deberá comunicar el defecto al vendedor en el plazo de dos meses desde que lo conozca, pudiendo optar por la reparación o sustitución del bien. Si ésta es imposible, si no se ha realizado en un plazo razonable o ha causado graves inconvenientes al consumidor, entonces éste tiene derecho a optar entre una rebaja del precio o la rescisión del contrato y la devolución del dinero. 

Garantía legal y garantía comercial

La ley obliga al fabricante a tener un mínimo de dos años de garantía, cualquier plazo más amplio es voluntad del mismo o del vendedor, así que también es una buena opción que a la hora de comprar el electrodoméstico se informe de si en uno u otro lugar el período de garantía es mayor aunque puede tener limitaciones, como que cobren los desplazamientos o las piezas que se han de cambiar. 

Si compra alguno de segunda mano la garantía mínima debe ser de un año. 

Existen dos tipos de garantías:

- Garantía legal: es la garantía de 2 años para bienes nuevos y de 1 año para los de segunda mano. 

- Garantía comercial: es aquella que ofrece el vendedor o el fabricante, es adicional a la garantía legal y nunca puede ser inferior a la legal. Cubrirá aquellas condiciones que figuren en el documento de garantía o en la publicidad. Esta garantía se formalizará por escrito o en cualquier suporte duradero.

Ampliar imagen

Reparación en el servicio técnico oficial

Dentro del período de garantía la reparación o la sustitución del producto defectuoso son gratuitas para el consumidor. Esta gratuidad se refiere a todos los gastos necesarios para subsanar los defectos del producto, especialmente los gastos de envío, los costes relacionados con la mano de obra y los materiales.

Coste de la reparación

Si la reparación se efectúa cuando ha finalizado el período de garantía, el servicio de asistencia técnica (SAT) podrá cobrar el desplazamiento, pero sólo por una única vez, aunque se hayan reparado distintos aparatos electrodomésticos o aún cuando hayan sido necesarios varios desplazamientos para una única reparación. Si el usuario no se encontraba en el domicilio, el SAT no podrá cobrar ninguna cantidad por el concepto de desplazamiento.

Presupuesto para la reparación

El usuario tiene derecho legal a que le sea entregado un presupuesto previo a la realización de la reparación, por escrito, en un plazo máximo de 5 días desde que solicitó la reparación y con una validez mínima de 30 días desde que lo reciba. 

Si el electrodoméstico se estropea cuando está en garantía de la reparación anterior no tiene que pagar de nuevo.Todas las reparaciones que se efectúen por cualquier servicio de asistencia técnica quedan garantizadas por dicho servicio durante un período mínimo de tres meses. 

 

 

Consulta más derechos sobre Grandes cadenas de distribución