Mostrar opciones

ADICAE Consumo crítico, responsable, global y solidario > Telecomunicaciones > Telefonía y comunicaciones

Orange solicita eliminar la cancelación de la portabilidad del móvil y la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones lo rechaza

Algunas empresas piensan que a los consumidores les sobran derechos. La compañía telefónica Orange había solicitado a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) que eliminara la posibilidad de cancelar la portabilidad móvil una vez solicitada. La institución reguladora le ha dado el alto con una resolución: cancelar la portabilidad, esto es, el proceso de cambio de una compañía a otra conservando el número de teléfono, es un derecho básico  e irrenunciable de los consumidores. La CMT propone que las compañías autorregulen sus prácticas para retener a los clientes. ¿Se puede dejar en manos de las propais empresas esto?

La propuesta de Orange contaba con el apoyo de otras operadoras, como Yoigo y MásMóvil, e iba más allá, ya que también pedía que los departamentos comerciales no pudieran usar la información sobre portabilidades para hacer contraofertas o tratar de retener al cliente. De esta manera, se trataba  de ir contra un derecho de los consumidores de elegir libremente con quién contrata el servicio de telefonía móvil. Cancelar la portabilidad permite al consumidor acogerse a una mejor contraoferta que le pudiera hacer la compañía que quiere dejar, y que puede ofrecerle mejores condiciones a cambio de que se quede.

En el mismo expediente que ha resuelto rechazar esta petición de Orange, también se ha puesto de manifiesto la “existencia de posibles prácticas comerciales que podrían estar condicionando la libre elección del usuario, bien sea a través de aportar información inexacta o confusa en relación con los trámites que debe realizar un usuario para portar su número, bien sea mediante la posible existencia de prácticas de retención agresivas que en algún caso pudieran derivar en la percepción de intimidación por el cliente”. Frente a esto, desde la CMT se está proponiendo la adopción de un “código voluntario de autorregulación”. ¿Saldrá ganando el consumidor si se deja esto en manos de las propias empresas? Queda claro que es necesario regular desde las instituciones este tipo de prácticas para que el consumidor no sea víctima de malas prácticas.

Menos capacidad negociadora

Desde junio de 2012, el plazo para realizar la portabilidad es de tan solo un día. La consecuencia de acortar el plazo -antes eran tres días- ha sido que el porcentaje de cancelación de las portabilidades ha pasado de cerca del 30% al 12%. Lo que podía parecer una ventaja para el consumidor -al poder acceder pronto a la nueva tarifa-, a la luz de los datos, se ha demostrado como una pérdida de capacidad negociadora. Parece que esto no ha sido suficiente para algunas compañías, que quieren acabar con un proceso que permite al consumidor tener mayor capacidad negociar con las compañías.

Leer otras noticias