Mostrar opciones

ADICAE Consumo crítico, responsable, global y solidario > Transporte y viajes > Consumo crítico

Agencias de viajes

 

Contratar un viaje mediante una agencia puede ser la forma más cómoda de pasar unos días fuera. Si todo sale bien, no habrá más que pensar en disfrutar del viaje, pero si hay problemas... No olvide sus derechos como consumidor.

Antes de contratar, todo por escrito

Antes de contratar ningún viaje es aconsejable leer cuidadosamente los folletos publicitarios para que luego no se encuentre con algún punto que no haya podido ver o se le haya escapado en una lectura rápida. Es también necesario que en la agencia de viajes donde vaya a contratar sus vacaciones, solicite aclaración por escrito de las prestaciones que vaya a tener, el régimen de las estancias y las excursiones que vaya a realizar.

Todo según se acuerde

Las agencias tienen la obligación de facilitar la totalidad de los servicios contratados con las condiciones y características que se han estipulado, y sólo podrán cancelarse por causa mayor o suficiente, debidamente acreditada.

Se consideran causas mayores cuando las agencias no puedan dar el servicio ofertado por razones ajenas a su organización o porque el número de inscripciones sea bajo y no dé para contratar el paquete turístico. Este número de inscripciones ha tenido que ser ya especificado en las condiciones del viaje y además la cancelación ha de anunciarse con diez días de antelación.

La agencia debe respetar los precios acordados con los viajeros que no podrán ser superiores a los establecidos en los folletos de información.

En cuanto a los precios, hay que señalar que en los paquetes turísticos, la agencia respetará los precios acordados con los viajeros, que no podrán ser superiores a los establecidos en los folletos de información, sólo podrá haber cambios si se modifican las tarifas de transporte o el debido a la fluctuación de la moneda.

Si el aumento supera el 15%, el viajero puede suspender el viaje y sólo deberá abonar los gastos de gestión o anulación. En los servicios sueltos se deberá cobrar el precio que corresponde a los mismos más la comisión de gestión.

¿Y si cancelo el viaje?

Si ya preparado el viaje decide volverse atrás, tendrá una penalización que en ningún caso podrá superar el 5% si usted avisa con más de diez días y menos de quince a la realización del viaje; con un 15% si el aviso se realiza entre los tres y los diez días y con un 25% dentro de las 48 horas anteriores. En el caso de que el contrato estuviese sujeto a condiciones especiales, los gastos de anulación se quedarían limitados por lo acordado o establecido.

Por último, hay que guardar, para caso de incumplimiento, todo tipo de hojas de reclamación, facturas de los gastos y de lo que pague y todos aquellos papeles que haya tenido que rellenar, pues en el caso de que haya que reclamar es mucho más fácil si se posee la documentación necesaria.

Información en folletos y contrato

A la hora de acercarse a una agencia de viajes, tenga en cuenta que los folletos y programas editados por las agencias deben responder a criterios de utilidad, precisión y veracidad; no pudiendo incluir publicidad falsa o engañosa.

Si va a contratar un viaje con una agencia cerciorese de que en el contrato del paquete turístico esté a disposición el programa y la oferta pertinente, completa, clara y con la información exacta sobre el destino, la duración, el calendario de viaje y el precio estimado de las excursiones facultativas.

La letra pequeña en las ofertas de viajes

Con la aparición de las compañías de bajo coste, las posibilidades y ofertas de viaje se han multiplicado, suponiendo un gran avance y permitiendo acceder a las mismas a cada vez más personas.

Sin embargo, este fenómeno ha acarreado el aumento de quejas y reclamaciones de los pasajeros que en ocasiones han visto restringidos sus derechos o han tenido que renunciar a alguno de ellos a cambio de un precio más económico.

Las agencias de viajes intentan captar clientes a través de ofertas que, en ocasiones, no son lo que parecen. Muchas veces, no indican el precio total del viaje hasta el final del procedimiento de contratación o los servicios no son tal y como se ofrecen.

La publicidad o el contrato que finalmente es aceptado incluye condiciones que deben revisarse concienzudamente para llevarnos a error. Las compañías de bajo coste ofrecen precios de hasta 10 euros por trayecto de avión, pero en muchos casos y tras revisar la letra pequeña comprobamos que a este precio hay que añadirle tasas, recargos, plus por aumento del carburante... Tras añadir todo esto el precio final no es ni mucho menos lo que la compañía ha hecho creer en un principio.

Las agencias utilizan “ofertas gancho” para atraer a los clientes, muchas de ellas o “no son como lo cuentan” o simplemente no existen. Revisar la letra pequeña de los folletos publicitarios puede sorprender al consumidor.

 

Consulta más derechos sobre Transporte y viajes