Mostrar opciones

ADICAE Consumo crítico, responsable, global y solidario > Transporte y viajes > Consumo crítico

Iberia pone a los consumidores a facturar su propio equipaje... Y cobran lo mismo.

Iberia se ha convertido en la primera aerolínea que permite facturar el equipaje desde casa a través de Internet... ¿Supone alguna ventaja para los consumidores? “Mayor flexibilidad y comodidad para facturar el equipaje” y “ahorrar tiempo”, asegura la compañía. Esta experiencia pionera más bien parece una forma de dejar en manos del viajero una tarea que hasta ahora correspondía a la compañía. ¿Será el primer paso para, como hacen las compañías de low-cost, cobrar al consumidor que no se traiga de casa impresa la tarjeta de embarque?

Iberia ha puesto en marcha el sistema MyBagTag. Con este servicio, cuando los consumidores realicen el check-in online a través de la web de Iberia, podrán añadir el número de maletas con las que van a volar, e imprimir las etiquetas de facturación, con un código de barras, en una hoja de papel. Esta se dobla en cuatro partes y se introduce en una funda de plástico que los consumidores podrán retirar, sin coste, durante los próximos días en los aeropuertos de la red nacional, y reutilizar en varios viajes. Una vez en el aeropuerto, en lugar de facturar en el mostrador habitual, se deposita la maleta en los mostradores de entrega rápida. 

De momento, este sistema solo funcionará para vuelos entre destinos nacionales, y se aplica en todas las marcas del grupo (Iberia, Iberia Express y Air Nostrum). Se presenta como una ventaja para el consumidor, ya que se ahorra una cola en el aeropuerto. Sin embargo, se le cobra lo mismo por facturar el equipaje y deja en manos del pasajero la tarea de impresión de la etiqueta, retirar la funda de plástico que debe contenerla y anclarse a la maleta, pesar la maleta en casa para asegurarse de que no sobrepasa el peso máximo permitido... ¿Realmente es el consumidor quien gana tiempo?

Este servicio es de momento opcional, así que se puede seguir recurriendo al método tradicional. Sin embargo, plantea dudas de cara al futuro: ¿Se implantará este sistema, al igual que el check-in y la impresión de la tarjeta de embarque en casa? Hay que recordar que en las aerolíneas low-cost es habitual que, si el pasajero no lleva impresa la tarjeta de casa, se le cobre un recargo por imprimirla en el mostrador. Ryanair aplica 70 euros por este concepto. 

Ante cualquier incidencia que pueda surgir con este nuevo sistema, o por cualquier otra circunstancia, no dude en ejercer sus derechos como pasajero aéreo. Puede encontrar información sobre cómo hacerlo en ADICAE Consumo Crítico y Responsable y en cualquiera de las sedes de nuestra asociación.

Consulte sus derechos sobre este tema:

Leer otras noticias